Tres días en Yogyakarta. Visitamos los templos de Borobudur y Prambanan.

Desde Yakarta teníamos un vuelo con Garuda Indonesia hasta Yogyakarta. Nuestra experiencia con esta compañía ha sido muy gratificante. Durante nuestro viaje escuchamos las quejas de otros turistas sobre los retrasos de las aerolíneas indonesias de bajo coste. Nosotros no tuvimos ningún retraso. Es la aerolínea más fiable del país. Un poco más cara que las otras, pero merece la pena.

Al llegar al aeropuerto de Yogya, muchos taxistas se ofrecerán a llevarte hasta el hotel. Nosotros intentamos negociar pero no querían bajar el precio (250.000 Rp) así que buscamos el autobús público llamado Transjogja. Te lo recomendamos. Cuesta 3.500 Rp por persona y te lleva a cualquier parte de la ciudad. Además, en la misma parada te explican cómo llegar hasta tu hotel. Te avisarán si tienes que hacer transbordo y tendrás tu primera experiencia local. No hay muchas paradas en la ciudad pero a nosotros nos pareció el mejor medio para moverse por Yogya, y el más barato.

Yogia_Bus_stop
Parada de bus en Yogiakarta

Para las 3 noches en Yogya elegimos GreenHost Boutique. Nuestra primera experiencia con un hotel indonesio fue sencillamente maravillosa. Recomendamos este hotel a cualquiera que vaya a pasar unos días en esta ciudad. Se encuentra en Prawiromatan, un barrio situado a unos 30 minutos andando al sur del Kraton y de la calle Malioboro. Las habitaciones son amplias y cómodas, el servicio es atento y las instalaciones, piscina, pasillos y decoración están muy cuidadas. Además, el desayuno es uno de los mejores que probamos en los 25 días de nuestras vacaciones. Después de casi 24h de vuelos queríamos encontrarnos un lugar agradable y tranquilo donde retomar fuerzas. GreenHost Boutique satisfizo todas nuestras necesidades.

A la mañana siguiente, después de un desayuno espectacular, nos dirigimos al Kraton, la zona amurallada de la ciudad donde se encuentra el palacio real del sultán de Yogya. Durante el paseo, varios locales entablaron conversación con nosotros con la intención de llevarnos a una “exposición de arte batik en una escuela”. Habíamos leído en nuestra guía sobre esta pequeña estafa. No existen estas exposiciones, solo son talleres de batik donde intentarán venderte algo.

kraton yogiakarta
Detalle del Kraton

El Kraton merece la pena como primer contacto con la cultura y arquitectura javanesa. Aquí puedes ver su agenda cultural, los espectáculos suelen comenzar alrededor de las 10 am.  En el palacio puedes ver los diversos instrumentos que componen el gamelán (la música de Java y Bali por antonomasia), una colección de las reliquias de la familia real y los ancianos ataviados con trajes tradicionales dedicados al cuidado del palacio. La entrada al Kraton se encuentra en el noroeste. Hay un reloj grande cerca de las taquillas. Recomendamos no aceptar tickets fuera de la taquilla principal. El precio es de 12.000 Rp más 1.000 Rp por cámara. Después dimos una vuelta por el mercado Pasar Beringharjo, para hacernos con batik, una técnica de teñido típica del sudeste asiático famosa en Java por su calidad. Las tiendas más famosas para comprar sin tener que regatear son: Terang Bulan y Batik Keris.

Continuamos por Malioboro Jl. para disfrutar de la ajetreada actividad comercial de la calle principal de la ciudad. Compramos más Batik en Terang Bulan y comimos en Bedhot Resto. En un par de días, continuaríamos nuestro viaje hasta el Bromo, así que pasamos por la estación de tren para comprar los billetes (recomendamos hacerlo con antelación para evitar quedarse sin billete). El personal de la estación es muy amable y hablan bien inglés, por lo que no tendrás ningún problema para conseguir tus billetes.

De vuelta al hotel, pasamos por The Civet House ❤️ un café espectacular. Esa noche cenamos en Via Via y después de mucho preguntar nos enteramos de cómo llegar al Borobudur para ver el amanecer.

Borobudur

El Borobudur, construido en el siglo IX, es el mayor templo budista del mundo. Se erige sobre una base cuadrada de 118 metros. Tres terrazas circulares coronan seis terrazas cuadradas, representando un enorme mandala tridimensional. Las diferentes terrazas representan los distintos estados de conciencia hasta llegar al nirvana. Se trata, junto con el Prambanan, de la principal atracción de Yogya.

¿Cómo llegar?

Nosotros nos quedamos sin plaza en el tour que ofrecía el hotel (diría que casi todos los hoteles organizan una excursión al templo, sin duda es la opción más cómoda). Descubrimos que no es posible llegar en transporte público para ver el amanecer porque la ruta de los autobuses comienza a las 6 am. Así que decidimos tomar un Grab, el Uber del sudesteasiático (junto con Go-Jek es el medio de transporte privado más usado).

Puesto que el amanecer suele ser a las 5.20 am es necesario que salgas del centro de Yogya antes de las 4 am. A esa hora no hay nada de tráfico así que recorrimos los 45 km hasta el templo en unos 45 minutos. Otra opción, sobre todo si vas solo o en pareja es ir en moto. Nosotros solo llevábamos unas horas en Indonesia y nos pareció un poco precipitado, pero sin duda, es la opción más económica.

Una vez allí, la entrada estaba cerrada y después de negociar con unos motoristas, estos nos explicaron que los billetes se compraban en Manohara Hotel. Así que nos subimos en la parte de atrás y nos acercaron al hotel (un paseo de 2 minutos). En general, la gente es muy amable y siempre intentan ayudar a los turistas con una gran sonrisa.

Amanecer en Borobudur
Amanece en Borobudur

¿Merece la pena pagar más por el amanecer?

Desde nuestro punto de vista merece la pena. El mejor momento para visitar el templo es el amanecer. Para el atardecer tienes el Ratu Boko situado a 2km del Prambanan. Sin embargo, tener un amanecer perfecto es prácticamente imposible. Casi todos los días del año nos encontraremos nubes en el horizonte. De todos modos, escuchar los cantos de las aves javanesas y descubrir los colores del paisaje que rodea el templo con las primeras luces del alba es una experiencia para vivir alguna vez en la vida. Sentarse encima de este majestuoso templo justo antes del amanecer provoca una sensación especial.

El tour del amanecer comienza a las 5am desde el Manohara Hotel. No es necesario dormir en el hotel, ni siquiera es necesario ir en un tour organizado. Simplemente acércate a la recepción del hotel y compra tu entrada para Borobudur Sunrise.

La entrada oficial, situada en otro sitio, abre a las 6 am. Por tanto, seremos los primeros en entrar al templo y así justificamos la diferencia de precio. 450.000 Rp para ver el amanecer o el atardecer, 325.000 Rp entrar a partir de las 6am. Estás pagando la exclusividad de disfrutar del templo junto a un grupo muy reducido.

Hay un descuento si tienes carné de estudiante, pero no se aplica para la entrada del amanecer ni para la del atardecer.

En la recepción del hotel te darán una linterna y un ticket para canjearlo por un pequeño desayuno sobre las 8am. El ascenso a la última terraza desde donde veremos el amanecer lo haremos de noche.

También existe la posibilidad de ver el amanecer desde una colina cercana llamada Puthuk Setumbu y entrar después de las 6 am para ahorrarnos algo de dinero.

Cuando la luz del sol ha iluminado todo el templo, descenderemos para contemplar las esculturas de buda en sus distintas posiciones y las paredes talladas contando la vida de Siddartha.

Nosotros no contratamos ningún guía para el templo pero pudimos escuchar a varios y sinceramente, no merece la pena. Apenas saben hablar bien inglés y puedes encontrar la explicación de las esculturas en internet.

Borobudur
Detalle de una de las terrazas del Borobudur.

¿Cómo volver?

La vuelta la hicimos sobre las 8 am. A 2 km del templo se encuentra la parada de autobuses públicos. Acércate y pregunta cuál lleva de vuelta a Yogya. En el autobús te van a cobrar lo que quieran. A nosotros nos pidieron 25.000 Rp por persona, pero regateamos hasta 20.000 Rp para minutos más tarde darnos cuenta de las 3.000 Rp que pagaban los locales. Así que el precio dependerá de tus habilidades para la negociación. A esta hora tardarás algo más de una hora en llegar a la terminal de Jombor al norte de Yogya. Sin embargo, el bus sigue recorriendo la carretera de circunvalación, parando cuando los viajeros lo solicitan hasta la terminal de Giwangan. Nosotros nos alegramos de usar el bus, una vez dentro nos dimos cuenta de que estaba vinilado con unas letras que decían “Pantera” y una pegatina del conejito playboy, fue una experiencia totalmente diferente, caótica y agradable. 🐯

Prambanan

Prambanan es un conjunto de templos hindúes del siglo IX a 18 km del centro de Yogia. Combina en el mismo conjunto templos dedicados a diferentes dioses.

¿Cómo llegar?

Se puede llegar en transporte público usando Transjogja, pero ten en cuenta los atascos si vas por la tarde. Podrías tardar alrededor de dos horas y llegar por la noche como nos pasó a nosotros. Las mismas alternativas para Borobudur aplican para este templo. Moto, coche con conductor, tour organizado. Si eliges el bus, en la parada más cercana a tu hotel te dirán cómo llegar y qué transbordo tienes que hacer.

¿Mejor momento para ir?

El precio es de 325.000 Rp. Como hemos comentado arriba, el mejor momento para ir es el atardecer. Las puertas cierran a las 5pm . Llega un par de horas antes para disfrutar del conjunto y acércate al Ratu Boko para ver el atardecer. Algunos días, a partir de las 8 pm puedes disfrutar del Ramayana Ballet. Una representación de la danza clásica javanesa con el Prambanan de fondo.

Prambanan
Prambanan de noche.

La vuelta también la hicimos en bus y cenamos en un warung cercano al hotel. Fue nuestra primera experiencia de deliciosa comida callejera. Sentaos en algún puesto con mucho público indonesio y pedid satay ayam (pinchos de pollo a la brasa cocinados en barbacoas callejeras acompañados con salsa de cacahuete). Los estudiantes suelen sentarse en unas esterillas tiradas en el suelo. Comes por 10.000 Rp. Nos quedamos con ganas de más Yogya. Una noche más no hubiera estado mal pero esa misma madrugada teníamos un tren hasta Probolinggo para subir al Bromo, te lo contamos todo aquí.

Yogiakarta
Hasta pronto, Yogya.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close