Cómo subir al Ijen y ver el Blue Fire.

Después de subir al Bromo nuestro destino fue el Ijen. Recorrimos Java oriental en tren desde Probolinggo hasta Banyuwangi en clase bisnis. Un viaje de 4 horas por 120.000 Rp donde aprovechamos para dormir un poco, contemplar el paisaje javanés y leer sobre nuestros próximos destinos. En este pueblo hay 3 estaciones de tren. Stasiun Karangasem, Argopuro y Stasiun Banyuwangi Baru. Si quieres subir al Ijen, baja en la primera. En los alrededores de Karangasem la gente es muy hospitalaria y hay mucha oferta de alojamiento. De casualidad, conocimos a Koko (+62 822 2377 2932), nos alquiló una de sus casas por 200.000 Rp y nos organizó un tour por 350.000 Rp para subir al volcán con un antiguo minero de azufre como guía. En cualquier lugar de Banyuwangi te van a ofrecer un tour al Ijen pero asegúrate de que lleváis un buen guía local y os proporcionan máscaras de gas. Del mismo modo que para subir al Bromo no es necesario ni recomendable pagar por un tour. En el Ijen sí lo es.

Casi todos los tours de la zona son iguales. El nuestro fue así:

Nos recogieron en nuestro alojamiento a las 00.30 h y tardamos una hora en coche hasta el campamento base. Allí nos reunimos con el resto del grupo y nuestro guía.

Si vas por libre, tendrás que pagar una entrada de 150.000 Rp (incluida en los tours organizados). Nos dieron linternas y máscaras antes de comenzar un ascenso de dos horas por un camino bastante empinado. Vas a sudar mucho pero lleva ropa de abrigo. La temperatura puede bajar hasta los 0º C.

Minero_Ijen
Nuestro guía no “necesita” máscara de gas

Desde los casi 2.800m de altura contemplamos el impresionante cielo estrellado del hemisferio sur mientras esperábamos a los más rezagados. Una vez reunidos en la cima, descendimos durante unos 30 minutos por la ladera del cráter. El camino es tortuoso, hay que hacerlo con cuidado para no tropezar. De hecho, podrás ver carteles indicando el peligro de bajar. Todos los visitantes bajan a no ser que las condiciones geológicas o meteorológicas lo impidan. En el fondo del cráter pudimos observar la combustión del dióxido de azufre formando llamaradas azules. Solo hay dos lugares en el mundo donde se puede ver este fenómeno, por eso recomendamos aprovechar la oportunidad si estás en Java. Durante unos 20 minutos contemplamos este espectáculo digno de uno de los círculos del infierno de Dante. El humo es denso y asfixiante, dependerá del viento si puedes ver bien el fuego azul o se oculta entre la humareda. En cualquier caso, sigue siempre las recomendaciones de tu guía.

Blue_Fire
Blue Fire

Al rato subimos de nuevo a la cima, todavía de noche, y recorrimos un paseo llano hasta una excelente posición para ver nuestro tercer amanecer en Indonesia. Las vistas ahí arriba son impresionantes y el amanecer nos regaló una amplia gama de colores,  vimos la costa este de Java, el mar y Bali. Al otro lado, la bruma cubría completamente el lago turquesa y solo pudimos verlo cuando volvíamos a la base.

Amanecer_Ijen
No hemos retocado los colores. El cielo era así de hermoso.

A la vuelta, ya de día. Vimos cómo los mineros subían con sus cestas cargadas con unos 90 kg de azufre. Apenas conseguimos levantar una de ellas unos 10 cm del suelo. Imagínate la forma física que tienen para subir cargados por los 300 metros de ladera en el cráter con un desnivel de entre 30 y 60% y luego descender los 3 km hasta el campamento base donde una refinería de azufre cercana les paga unos 6 céntimos el kilo.

Minero_Ijen
Ahí van 90 kg de azufre

La vuelta se nos antojaba fácil, pero no hay que menospreciar el esfuerzo que supone bajar una ladera tan empinada. Las vistas, sin embargo, y la sensación de paz y satisfacción después de haber cumplido nuestro objetivo compesaban el cansancio.

El resto del tour incluía una visita a la que fue nuestra primera cascada en Indonesia, Air Terjun Kethegan. Después de disfrutarla y comernos unos trozos de plátano frito, volvimos a casa para recoger nuestras mochilas y buscar un taxi hasta la salida de los ferrys a Bali (7.500 Rp).

Air_Terjun_Kethegan
Nuestra primera cascada

En dos noches habíamos subido dos volcanes y apenas habíamos dormido. Estábamos cansados pero felices. Las últimas experiencias vividas nos dieron la fuerza necesaria para cruzar a Bali, negociar por un coche y llegar a Ubud.

Te contamos nuestra experiencia balinesa en los próximos posts.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close