Marruecos Viajes

Guía de viaje: Marrakech

Sumérgete en la medina, déjate llevar por los sentidos, descubre el carnaval de la plaza Yamaa el Fna. La cultura de Marrakech aúna tradición y modernidad. Ponte unos zapatos cómodos y zambúllete con nosotros en la ciudad roja de Marruecos.

Cómo llegar a Marrakech

Nosotros llegamos a Marrakech desde Fez en tren. Recomendamos viajar en primera clase, donde los asientos están asignados, son cómodos y tienen aire acondicionado. El trayecto dura 7 horas. Normalmente es un transporte puntual. Sin embargo, nosotros tuvimos un problema con la catenaria antes de llegar a Kenitra y nuestro trayecto se convirtió en una experiencia de 14 horas en las que tuvimos tiempo de entablar conversación con los compañeros de viaje. De hecho, conocimos a Ali Essafi, uno de los directores de cine documental más importante de Marruecos.

tren_marruecos
Después de un rato esperando a que el tren continuase, decidimos bajarnos a tomar el fresco.

Llegamos a la estación de tren de madrugada y conseguimos un taxi hasta la medina por 40 Dirhams. Algunos pedían 100 Dirhams, pero la tarifa para la noche es de 40. 20 si es de día. El problema con los taxis es que, normalmente, ninguno usa el taxímetro.

Si llegáis en avión y es vuestra primera vez en Marrakech, lo mejor es acordar con el alojamiento reservado la recogida en el aeropuerto. Si no tenéis reserva os tocará negociar el precio hasta la ciudad con algún taxista. Recordad que el aeropuerto de Marrakech es pequeño y tiene una gran afluencia de vuelos internacionales por lo que las colas para entrar y salir del país pueden hacerse eternas. Para el vuelo de vuelta lo mejor es llegar con 3 horas de antelación.

Dónde hospedarse

La medina de Marrakech por la noche es más segura que la de Fez. De hecho, existe una brigada turística en la policía. Marruecos se han dado cuenta de que el turismo es una buena forma de ingresar dinero y no quieren extranjeros con malas experiencias. De todos modos, si llegáis tarde al hotel pedid que os recojan donde esté el taxi. En la medina, lo normal es que el taxi no os pueda llevar hasta la puerta. Las calles son demasiado estrechas.

Decidimos alojarnos en la medina, donde se encuentra la mayoría de lugares de interés. La parte amurallada de la ciudad es menos angosta que la de Fez. De todos modos, un buen riad con patio y terraza permite un respiro después de todo el día explorando el laberinto de calles estrechas. Muchos viajeros buscan vivir la experiencia de un riad. Leed nuestro post para saber diferenciar entre riad y dar.

Lugares de interés

Medina

Nuestro circuito por la medina comenzó cerca de la Madraza de Ben Youssef. Desafortunadamente está cerrada por reformas hasta el 2020, así que tuvimos que conformarnos con seguir la ruta sin verla. Muy cerca encontramos el Musée de Marrakech, una visita obligada por la belleza de sus patio interior.

Museo_de_Marrakech
Detalle del patio interior del Museo de Marrakech

Cerca encontramos Le Jardin Secret. Un recinto palaciego con un hermoso jardín regado por un antiguo sistema subterráneo. Hay una cafetería y buenas vistas desde la torre.

Le_Jardin_Secret
El Jardín Secreto

Continuamos hasta la fuente Muasine, seguimos paseando entre zocos y de pronto estábamos en Yamaa el Fna. Después de haber caminado entre las angostas calles de la medina sin saber muy bien dónde estábamos, nos encontramos con una planicie enorme con la Kutubía al fondo.

La plaza durante el día es singular. Hay encantadores de serpientes y mujeres dispuestas a pintarte las manos con henna.

Desde el siglo XI, cuando la plaza era lugar para ejecuciones públicas, su nombre significa “Asamblea de los muertos”, no ha parado su ajetreo.

Antes de que caiga el sol hay que subir a alguna de las terrazas de los cafés alrededor de la plaza para primero, escuchar la llamada a la oración desde los diferentes minaretes, momento en el cual toda la plaza se sumerge en silencio y segundo, contemplar el atardecer. Momentos después la plaza se llena de puestos de comidas, músicos bereberes y acróbatas.

Seguimos caminando hasta la Mezquita de la Kutubía. Es una pena que no esté abierta a no musulmanes. Nosotros nos conformamos con disfrutar de las vistas del minarete del siglo XII, inspiración de la Giralda de Sevilla y de la torre de Hasán en Rabat.

Kutubia
Mezquita de la Kutubía

A unos pocos minutos caminando encontramos el Palacio de la Bahía. Pasear por sus salones con techos de madera. Descansar en el patio de colores azules y amarillos. Disfrutar de la sombra y el frescor de su pequeño y gran riad son uno de los placeres que nos deparó este palacio del siglo XIX.

Palacio_de_la_Bahia
Palacio de la Bahía

Ville Nouvelle

En la Ville Nouvelle se encuentra el Jardín de Majorelle. Una de las pocas atracciones fuera de la medina. Nosotros fuimos una mañana antes de tomar el tren de vuelta a Rabat. La cola de turistas era tremenda y después de esperar un buen rato tuvimos que irnos a la estación sin visitarlo. Os recomendamos ir temprano.

Dónde comer

Pasear por los tenderetes de comida de Yamaa el Fna supone hablar con todos los comerciales de cada puesto y escuchar sus originales ocurrencias para convencerte de comer en el suyo. Nosotros paseamos un buen rato hasta que encontramos uno donde la mayoría de los comensales eran marroquíes. (Puesto número 15)

La plaza también es el mejor sitio para comprar dátiles, frutos secos, y cambiar dinero. El mejor cambio de todo Marrakech.

Yamaa_el_Fna_puestos
Yamaa el Fna, la cena está servida.

Estas son nuestras recomendaciones foodies para saborear Marrakech:

  • Un Déjeuner à Marrakech, la azotea tiene unas vistas estupendas para disfrutar de la primavera. Asegúrate de sentarte en la sombra si hace mucho calor.
  • Café Des Épices, también con muy buenas vistas.
  • NOMAD, si estás saturado de tanto Tajine, este es el sitio perfecto para encontrar otros platos. Las carnes muy buenas. Aunque es un poco más caro que los típicos restaurantes a pie de calle.
  • El restaurante de Le Jardin Secret, perfecto para un Thé a la menthe o directamente comer allí.
  • El puesto nº15 de Yamma el Fna. Os recomendamos ir a ver el atardecer desde una de las terrazas, y luego bajéis a cenar. Es un imprescindible!
Cena_en_Yamaa_el_Fna
En la cocina con nuestro chef

Alrededores de Marrakech

Marrakech se ve en un par de días caminando entre sus calles, para lo cual os recomendamos, como siempre, nuestra app favorita, Maps.me.

Para continuar nuestra ruta decidimos alquilar un coche. Queríamos cruzar el Atlas, conocer Ourzazate, Ait Ben Hadou, los pueblos de las Kasbah, la garganta del Dadés, el oasis del Draa y por último pasar una noche en el desierto.

Todo esto se puede hacer con viajes organizados desde Marrakech o Fez, pero a nosotros nos gusta la aventura, así que decidimos conducir nosotros y disfrutar de las carreteras marroquíes.

Una experiencia enriquecedora que os contaremos en nuestro próximo post.

Si vas hacer la reserva de las estancias en Booking te dejamos nuestro enlace personal para que puedas conseguir 15€ de descuento en tu próxima reserva.

1 comment on “Guía de viaje: Marrakech

  1. Pingback: Fez, la medina infinita | A Cualquier Parte

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: